La Venganza, el Placer de Chan-Wook Park

 
 Curiosamente  la Venganza, si bien se admite como dañina porque se asocia al rencor, no suele estar tan condenada como otras conductas negativas
 
Me atrevería a decir que esto ocurre dado que primeramente existió una ofensa, que motivó como consecuencia el deseo de revancha como un acto de justicia
 
En la literatura existen infinidad de historias de venganzas donde inmediatamente el lector se identifica con el vengador, ya que el ultraje original es puesto en evidencia -y en toda su magnitud- desde el principio del relato
 
El escritor norteamericano Edgar Allan Poe, según un acrílico del artista David Gough (2005)
Ya en su "El Tonel de Amontillado" ("The Cask of Amontillado", 1846), Edgar Allan Poe inicia su relato con un elogio de la Venganza, manifestando que no alcanza solamente con cometer un daño similar o mayor al autor de la ofensa original, sino que la Venganza completa implica dejarle en claro que es uno mismo el responsable de la misma
Incluyo el link al relato (en inglés, pero al menos -como la mayoría de los relatos de Poe- es breve: se puede leer en el subte en el trayecto entre Chacarita y Carlos Pellegrini)
 
Sadako, a punto de liberar su "maldición del video" en casa del profesor Ryuji Takayama (Ringu)
En el cine, el tema de la Venganza es permanentemente instalado en todo género de películas: thrillers como la saga "El Vengador Anónimo" (donde el héroe es en realidad una suerte de Ingeniero Santos: un justiciero por mano propia), terror tal el caso de "Carrie" (donde se pudo ver a un precoz John Travolta haciendo de malo) o la más moderna "Ringu" (japonesa, junto con sus remakes coreana y norteamericana); incluso comedias como "El Club de las Divorciadas", históricas como "Munich" o aventuras estilo "V for Vendetta"


Guy Fawkes en la estación Victoria, poniendo las cosas en su lugar (y a su modo)

En esta ocasión particular, quiero referirme al director coreano Chan-Wook Park, una suerte de Quentin Tarantino asiático, en más de un aspecto similar, en tantos otros diferente
 
Park ha realizado estos últimos años una trilogía en torno de la idea de la Venganza, donde se destaca particularmente Oldboy, film de culto del que ya existen ediciones especiales para coleccionistas
 
Las tres historias son independientes por lo que pueden verse en cualquier orden. Comenzando por "Simpatía por el Señor Venganza" ("Sympathy for Mr Vengeance", 2002), donde el protagonista se ve víctima de una situación angustiante ya que debía conseguir un riñón para salvar la vida de su hermana y dinero para poder hacer el transplante. Logra conseguir esto último y quiere usar una parte para adquirir el órgano en el mercado negro, pero es estafado por los traficantes que no sólo le roban el dinero sino que, además, le extirpan su propio riñón
 
Sin embargo del hospital le anuncian que aparece un donante por lo que, con el dinero con el que él ya contaba -en el hospital desconocen lo que le ocurrió por meterse con gente de dudosa reputación- están listos para hacer la operación. A su nueva complicación se suma el hecho de que es despedido de su trabajo por lo que su novia lo convence de una jugada riesgosa: secuestrar en forma express a la hija de su ex patrón para conseguir el dinero y olvidarse de todo
 
La espiral interminable de ofensa, revancha/nueva ofensa en "Simpatía por el Sr Venganza"
 
Cuando finalmente se convencen y lo hacen, las cosas no obstante seguirán saliendo "casualmente" mal perdiendo todos los involucrados algún ser querido. Entonces viene la catarsis colectiva y cada uno intentará tomarse revancha del último que le complicó la existencia y lo "forzó" a cometer nuevos errores irreparables. Es un dominó muy bizarro donde cada actor-ficha tiene dos caras: la de víctima de la maldad de otro, y a la vez la de consecuente victimario de un tercero. De ahí el nombre de la película: es el Señor Venganza el que acomoda las fichas y empuja la primera. Cuál va a caer última? Final inesperado: hay que verla
 
 
Rivales, Dae-su Oh (Min-sik Choi) y Woo-jin Lee (Ji-tae Yu) en el afiche original de la película coreana "Oldboy"
En "Oldboy" (2003), la segunda historia de revanchas, el protagonista es confinado clandestinamente a un apartamento de un ambiente, luego de una noche de alcohol. Y va a permanecer allí quince años. Su único contacto con el mundo es un televisor que los captores le dejaron como gentileza ("la televisión pasó a ser mi amiga, mi iglesia… incluso mi amante" nos cuenta en primera persona durante su cautiverio). Cuando es liberado descubre que su familia fue muerta y que se lo considera a él el asesino. Por eso lo anima un fuerte sentimiento de venganza, que a la vez tiene que controlar para evitar matar al responsable de todo antes de conocer "por qué"
 
En el camino va a conocer a una mujer bastante menor que él, quien voluntariamente, lo va a acompañar en su búsqueda de la verdad. Así las cosas, el culpable se va a presentar solo, haciendo entender oportunamente que más que buscar venganza por el cautiverio, este secuestro fue en realidad un desquite por algo que la víctima le hizo antes a su sometedor
 
Y con esto le propone un desafío muy particular: cinco días para averiguar cuál fue esa ofensa, que motivó el posterior encierro. Si la víctima logra recordar su mala acción, el "verdugo" acepta quitarse la vida, entendiendo que la venganza completa está consumada. En cambio, si no lo descubre, la venganza no está resuelta y se va a manifestar haciendo desaparecer no ya a sus seres queridos sino también a cuanta mujer se vuelva a relacionar con él (empezando por su nueva amiga)
 

15 años de inexplicable cautiverio, sólo 5 días para entender por qué
 
Una carrera muy loca contra el reloj, donde finalmente el protagonista va a comprender su daño original: uno de esos errores innecesarios, cometidos sin pensar en las consecuencias. Pero como el verdugo le va a explicar, "un grano de arena y una roca, en el agua se ven igual"
 
El vengador ya puede matarse, sin embargo antes le va a revelar a la víctima que en realidad la venganza no consistió en esos quince años de encierro, sino que la verdadera venganza acaba de consumarse en estos cinco días frenéticos en libertad: en su rencor, el liberado sencillamente actuó como su captor esperaba, haciendo además lo que su captor fue induciendolo a cometer. Quién era, en realidad, esa chica que lo estuvo acompañando? Por qué lo ayudó voluntariamente? Qué pasó, además, entre ellos? Se pueden deshacer los cambios? Cómo seguir ahora?
 
Oldboy es un film de culto. Tiene escenas que Tarantino envidiaría (sin bien al mismo tiempo pareciera haber una inspiración en éste último, aunque desde una perspectiva algo más dramática que caricaturezca)
 
 
 
La trilogía se completa con "La Señora Venganza" ("Lady Vengeance"), que no puedo comentar porque todavía no la ví (Gracias Claudio por las reco!!!)

Esta entrada fue publicada en Algo de Ocio - Cine. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Venganza, el Placer de Chan-Wook Park

  1. paulo dijo:

    Una película más para agregar es The Punisher y su inmortal frase y una de mis favoritas, “No es venganza, es castigo”.
     
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s