[Serie] Enterprise 2.0: Parte 5- Los Últimos Serán los Primeros

 Al  principio de esta serie te había explicado el concepto económico conocido como "efecto red" con un ejemplo cotidiano de los que que van a canjear cosas usadas a Parque Rivadavia. Acá se viene mi segunda explicación de barrio: te presento a The Long Tail (Larga Cola, modelo económico atribuido a Chris Anderson, editor de la revista Wired y autor del libro homónimo, que ilustra la apertura de este post)

Situate: estás caminando por la avenida Santa Fé de Buenos Aires, Providencia en Santiago, 18 de Julio en Montevideo o cualquier avenida importante y llena de comercios de la ciudad que vivas. Te metés en la librería más grande que encontrás. Tiene varios pisos, hacia arriba y también uno o dos subterráneos. Está llena de vendedores y cajas registradoras por doquier para poder pagar sin cuellos de botella (sin colas largas, je smile_tongue). Al entrar ves en las mesas de adelante una con el cartel "Novedades" y te mandás a ver qué hay. Algunas novelas, libros de actualidad política, management, manuales de autoayuda, etc. Ves otra mesa de "Ofertas". Libros muy baratos allí pero será psicológico o qué, el hecho de que estén en "Oferta" inmediatamente te produce la sensación de que son libros que hoy no aportan gran conocimiento así que por muy baratos que estén, si valen más de 0 (cero) ya es plata tirada. Seguís y te adentrás en el resto de la librería. Los libros están ordenados por genero, claro. En una hora y media te la recorriste toda y agarraste dos o tres libros que te interesaron y te los vas a comprar

Pero atendeme una cosa: no te compraste los libros que vos querías en realidad. Te compraste libros de un conjunto más restringido que ése: te compraste los libros que más te gustaron de entre los que la librería tenía disponibles. No tenés que ser un premio Nobel para entender que el espacio físico es finito y por ende no podrías meter allí TODOS los libros que se hayan escrito alguna vez. Por esta razón, los libreros tratan de llevar libros que saben que en el corto o mediano plazo van a vender. Esos son los libros disponibles y de entre esos puede haber varios que te interesen a vos. Pero no necesariamente todos los que a vos te interesaban, por muy grande que sea la librería, puede estar en stock
Por ejemplo, yo estoy interesado en la colección de la historieta creada por Trillo y Altuna, "Las Puertitas del Señor López" (originalmente publicada en la desaparecida revista Humor, de la también extinta Ediciones de la Urraca, y posteriormente compilada en tres libros de esa misma editorial). El asunto es que esa editorial no existe más y hasta donde sé, esos libros ya no se editan. Por consiguiente, tenés que meterte en los sucuchos libreros de Avenida Corrientes, revolver todo y seguramente en algún momento encontrarás uno o dos. Si encontrás los tres te pago el doble de lo que hayas pagado por ellos. Si vas a mega librerías como Cúspide, Yenny-El Ateneo, etc, no doy fe de que los encuentres

Bueno, eso es el mundo real, físico. No el mundo virtual de Internet. No te olvides que la web empezó con una idea de unos científicos de crear un hipertexto global que relacione las obras de todos ellos, de sus antecesores y sucesores, de manera tal que si estabas leyendo un paper que en un párrafo dice "como manifestó Fulano de Tal en bla bla bla", puedas ir con el mouse a "Fulano de Tal" y/o a "bla bla bla" y mediante un click ir a ver su trabajo. De hecho, HTTP significa "protocolo de transporte de hipertextos", en tanto que HTML significa "lenguaje de delimitadores (markups) para hipertextos". Los científicos que inventaron y ejecutaron esta idea nunca se imaginaron lo que se podía hacer con su herramienta si esta caía en manos de hombres de negocios

Qué pasaría si todas las librerías ponen su stock disponible todo en un solo lugar, de manera tal que si yo quiero "Las Puertitas del Sr López", entro a esa librería virtual y me dice las -por decir algo- tres direcciones más cerca de mi casa donde los libros están disponibles. O me dice, independientemente de dónde estén los libros, los diez precios más bajos (incluyendo el shipping, el envío), por el cual me puedo hacer de la colección. Te digo más: no necesariamente debo comprar los tres juntos. Excepto que haya una oferta irresistible tipo "los tres a mitad de precio", puedo comprar cada uno en el lugar que me lo vendan más barato (siempre envío incluído)

Ese beneficio nos ha traido la web hoy. Te acordás cuando te decía "Los Datos Mandan"? Si alguien es capaz de reunir la información del stock disponible (quién lo tiene, cuánto vale, cuánto demora en llegar, que ofertas ofrece, etc) el valor agregado de esa info toda junta es un caño!!


Piedra libre para el Señor López: sin moverme del living encontré a dos particulares que
pusieron dos volúmenes a la venta. No voy a tener que recorrer librerías en vano

Ese es entonces el modelo de la cola larga. El que acuñó el término lo que sostiene es que "el futuro del comercio pasa por vender menos cantidad de más cosas". Porque si sumamos toda la plata que nos podría entrar por lograr vender esos libros que ya muy pocos quieren… eso puede ser guita grande!


No todo es lo que parece. Si bien antes de la web, el área roja
parecía más fácil de cubrir que la naranja, hoy la globalización
de la tecnología equiparó el costo de cubrir esta última franja

Precursores de esta nueva forma de comercio son, como decíamos, Google y Amazon. Pero no fueron los únicos ni al comienzo ni ahora. Es loable la forma de en que Netflix, una cadena yanqui de alquiler de DVDs tipo Blockbuster, captura su cola larga (compuesta, en este caso, por aquellas películas que poca gente quiere ver)


El modelo comercial de Netflix, el videoclub sin locales

Netflix no tiene locales. En cambio, te ofrecen un catálogo en donde te armás la lista de las pelis que querés ver y ellos te las llevan a tu casa gratis, junto con un sobre vacío para que pongas las pelis ahí y se las mandes por correo cuando terminés de verlas. En cambio en los video clubes tradicionales, fisicamente establecidos, vos tenés que ir y elegir de entre las pelis disponibles cuáles querés llevar. De nuevo, como el espacio para meter películas no es ilimitado, seguramente estarán disponibles aquellas que se alquilan rápido en gran cantidad. Y las que se demandan poco, con suerte las tengan


Algo que Netflix me permite hacer, y que normalmente es raro que pueda hacer en los
videoclubes tradicionales: conseguir disponible esta película que es ya un clásico de culto
de la cultura punk, pero al igual que dicho género musical, hoy está muerta

Por supuesto, para la economía global la cola larga trae una espiral de beneficios por cuanto abre la puerta a industrias asociadas. Por ejemplo en el caso de los libros, cómo hago para comprarlo una vez que me decidí por la librería de Sri Lanka? La industria de transporte de bienes va a tener que intervenir acá, pero además, si la librería de Sri Lanka está distribuyendo varios libros a varios países, van a necesitar alguien que les haga la logística para distribuir la mayor cantidad de bienes contratando la menor cantidad de transportes posibles (el factor "tiempo" cuenta acá, no es que pueden demorar toda la vida para mandarme "Las Puertitas del Sr. López": pueden poner una ventana de 48 horas hasta ver si alguien más por mi región se sube y, cumplido el plazo, mandarlo sea como sea). Esta ventana de oportunidades a industrias relacionadas ya la abría la Web 1.0, pero es claro que con el modelo de la cola larga se afianza

Pero volvamos a la oficina, a la Enterprise 2.0. Qué tenemos que hacer para encontrar nuestra cola larga y empezar a cubrirla?
Nosotros? Nada. Nosotros, los desarrolladores de software, arquitectos, jefes de proyecto de software, etc, no somos -por lo general- ni tomadores de decisión a nivel de negocio ni expertos en ingeniería industrial (ni siquiera somos simples contadores, apenas). Entonces, sin más trámites, dejemos que esa gente que sí entiende el negocio (y actúa en consecuencia) se preocupe de definir cuál es la cola larga a cubrir, y calcule su superficie para decidir si vale la pena salir a cubrirla o no

Nosotros piolas? No. A nosotros nos toca poner lo nuestro: el aprovechamiento de lo que las tecnologías que te destacaba en los posts anteriores pueden contribuir para lograr una buena experiencia de usuario que garantice que no se caiga las oportunidades, exponiendo una fuerte base de datos depurable (cuando no extendida) por los usuarios, de manera de proveer el virtuosismo del "efecto red". Después de tantos posts, esto como que va cerrando, no?

Justamente, respecto de estos datos, la clave para agregar valor no pasa por tirarselos en la jeta al que nos visita de modo que sea él quien se encargue de clasificarlos -lo que sería nuestro suicidio, comercialmente hablando- sino el agregado desde fuentes confiables, renovables (extensibles por los usuarios), filtrables en base al contexto de quien nos visita


Caso de Estudio I: el diario Clarin tiene en su página principal un espacio para publicidad
asignado. No obstante no le muestra a todos sus lectores el mismo, sino un aviso que perciba
que pueda ser del interés de quien lo lée. En mi caso, detecta por mi dirección IP que no
estoy accediendo a su portal desde Argentina. Pero al mismo tiempo asume que si entro al
diario Clarin, probablemente sea argentino. Consecuencia: la publicidad que me toca ver a
mí es una oferta para llamar por larga distancia a mi país
Este es, entonces, un ejemplo de como el agregado inteligente de datos (esto es, utilizando
algoritmos que filtran la data en función del contexto del visitante) maximiza oportunidades,
especialmente comerciales

 


Caso de Estudio II: el que llega a Perú primero se queda con el pingüino (que se perdió
mientras buscaba comida en las costas chilenas). En este caso, el diario SeattleTimes, de
entre los tantos avisos publicitarios que tiene disponibles, filtra uno que tiene que ver con
el artículo que me dispuse a leer: Perú. Un nuevo ejemplo de cómo maximizar la cobertura
de la
cola larga

Estimados, después de una intro y cinco entregas, creo que va siendo hora de dejar esta serie aquí. Seguro que se puede seguir hablando largo y tendido de las oportunidades que Enterprise 2.0 abre y, sobre todo a nosotros, arquitectos de software, lo que el estado del arte tecnológico nos pone a disposición para matchear con lo que el costado comercial de la organización para la que trabajamos nos demanda. Fue un placer para mí toda la investigación que el armado de esta serie me motivó y te quiero agradecer la paciencia y la confianza de haberla leído completa

 

Esta serie se compuso entonces de

Esta entrada fue publicada en Software Management. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a [Serie] Enterprise 2.0: Parte 5- Los Últimos Serán los Primeros

  1. Ezequiel dijo:

    Interesante el artículo, y buenas las fuentes de información.
     
    Para los interesados en las economías en el mundo de los Wikis, les sugiero leer Wikinomics, de Tapscott y Williams, que ya en la versión impresa propone que la escritura del libro continúe en la web.

  2. Loca dijo:

    Muy,pero muyueno. Pedagógioco para hermitañas que como yo, casi a duras penas entiende el MSN. Y primera vez que veo como funcionan esos avisos de los diarios de acuerdo con la ubicación geográfica del usuario (y eso que laburo en publicidad).
    Saludos. Un gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s